Coaching grupal, una herramienta para que los equipos den lo mejor de sí

Técnicas de coaching de equipo

El coaching grupal puede ser abordado desde varias perspectivas. Siendo el coaching en general algo que no está esquematizado y regulado a nivel disciplinario, la variante del coaching grupal que ha de implementarse va a ser diferente según el coach que planee las tareas de trabajo de coaching grupal.

Coaching de grupo o Coaching de equipo Mucho va a depender a la hora de elegir la herramienta a utilizar, la dinámica del grupo, el número de integrantes, el tiempo que llevan juntos dichos integrantes, el tipo de resultado que se quiere alcanzar y más. Es por eso que en este apartado vamos a comentar sobre diferentes tipos de técnicas aplicables en el coaching de equipo.

En última instancia, el coaching grupal tiene que proporcionar una visión: solo realizando un cambio colectivo (y no individual), solo realizando un trabajo en conjunto (y no cada uno por su lado) es posible llegar a un objetivo. Es la suma de todas las partes la que va a permitir que tanto el grupo como las personas presentes en él puedan lograr y sentir satisfacción por los objetivos alcanzados.

Actividades para realizar en una charla

Coaching grupal - Antes de una chaarlaA la hora de trabajar con grupos, es muy importante comprender el objetivo que la empresa o la institución quiere lograr. En base a eso el enfoque va a variar de manera que se aborden una o más problemáticas de la dinámica grupal. Las charlas que se realizan en este tipo de trabajos no son solo de carácter “motivador”, sino que lo que se busca lograr es una interacción entre el grupo. El coach va a tener una función primeramente de facilitador para que exista una comunicación activa entre los miembros del grupo y va a ser quien dirija las diferentes actividades a realizar.

Se trata, en muchos casos, de realizar “juegos” o actividades que desemboquen en una comprensión del otro de manera que cada uno pueda “ponerse en los zapatos” del compañero y desde esa óptica tomar más conciencia sobre de qué manera uno puede influir positivamente en el desempeño del grupo de cara a tareas futuras.

Las actividades que se realizan en sesiones de coaching grupales o en charlas grupales, van desde cómo fortalecer el liderazgo a como trabajar sobre los puntos fuertes y debilidades de cada uno y por ende del grupo en general, pasando por charlas que aborden la problemática de los temores, expectativas y autoconocimiento. La comunicación también es un aspecto que suele trabajarse en este tipo de charlas en cuanto a nivel grupo, una buena comunicación va a facilitar una coordinación de trabajo y va a brindar una fluidez mayor a la hora de desempeñarse en tareas que pueden parecer complicadas, y que solo han de resolverse con el aporte positivo de todos los miembros del grupo.

Ejercicios de coaching grupal

Ejercicios de coaching grupal Existen diferentes ejercicios que pueden realizarse dentro del marco del coaching grupal, el norte de todos ellos es la mejoría de la dinámica grupal y dicha mejoría puede ser alcanzada a través de diferentes caminos. Todos estos ejercicios buscan desarrollar, mediante un aprendizaje cooperativo, una colaboración que genere resultados positivos.

Estos ejercicios suelen desarrollarse a lo largo de sesiones que pueden tranquilamente alcanzar las seis horas (no suelen durar menos de tres) y en las cuales suele realizarse en un comienzo una charla que lleva a momentos de introspección y reflexión antes de que se trabaje con las herramientas elegidas para crear el cambio positivo que se está deseando crear en el grupo.

Lo bueno de este tipo de coaching es que mientras dura la sesión, todos los miembros están en un plano de igualdad sin importar el nivel jerárquico dentro de la empresa o institución, sin importar su especialización, edad o sexo. Es justamente comprender el factor humano a nivel individual pero dentro de la dinámica grupal lo que va a motivar un cambio positivo.

En sí, los ejercicios que se realizan en este tipo de sesiones pueden pasar tanto por el autoconocimiento a través de las percepciones de los demás miembros del grupo, como por prácticas que nos pongan en lugar del otro y así comprender las dificultades que cada uno enfrenta en su día a día en su trabajo. Como dijimos antes, el coach tiene el rol de proporcionar los elementos para que luego sea el grupo mismo quien aprenda, ensaye y florezca. El coaching grupal impulsa un cambio desde adentro y no un cambio impuesto desde la jerarquía.

Técnicas de motivación grupal

Motivación grupal Las técnicas de motivación grupal pueden ser tan diversas como pueden ser las necesidades del grupo o de la empresa. Un buen coach sabrá encontrar las palabras que cada grupo necesita y a través de dichas palabras sabrá guiarlos en sesiones que exploren los diferentes caminos hacia el autoconocimiento, la cooperación y el desarrollo del capital humano tanto a nivel individual como grupal. No existe una técnica que sea mejor que otra, pero sin lugar a dudas una charla introductoria de la sesión que empuje a los miembros del grupo a reflexionar y hacerse preguntas que deriven en deseos de mejoría son un primer paso. Luego la realización de ejercicios de interacción y comunicación van a sentar las bases para el resto de la sesión.

Recordemos una vez más que el rol del coach es de facilitador y no debe tener un rol activo. Debe saber encender la chispa en los miembros del grupo para que este, por sí solo, pueda crecer y desarrollarse en una llama luminosa y poderosa, factor de cambio positivo.

Juegos para coaching

Los diferentes juegos para coaching grupal que existen pueden ser aplicados según el objetivo que se quiere alcanzar y en diferentes momentos de la sesión. Mencionamos al principio la realidad de que este tipo de coaching no encuentra un modelo único a seguir y por lo tanto la diversidad de juegos que existen para trabajar de manera grupal es tan extensa como la cantidad de coaches que puede haber. Es por ello que en este apartado vamos a mencionar algunos juegos propuestos por la consultora P&A, quien ofrece servicios de coaching grupal en más de 25 países y está presente en el mercado desde hace más de 20 años.

Noelia López-Cheda explica que “una dinámica sencilla y eficaz consiste en elegir una pregunta y que cada miembro de la sesión escriba su respuesta en un papel”. En los siguientes diez minutos, los “participantes pasean por la sala leyendo las diferentes respuestas y preguntando más detalles (respecto de la respuesta escrita por el colega) si tienen curiosidad”. Luego se pasa a la siguiente pregunta. Este juego es muy útil en la etapa de presentación ya que es una forma de conocer de manera más profunda a los colegas que forman parte del grupo.

Otro buen juego para ayudar a fortalecer la autoestima de los miembros del grupo es proponer a los integrantes de la sesión escribir en un papel “la cualidad por la que destaca cada uno de sus compañeros”. Al leer en voz alta las fortalezas que se atribuyen a cada miembro, dichos miembros “descubrirán cómo son vistos por los demás e incluso tomarán conciencia sobre capacidades que no creían poseer hasta dicho momento”, lo cual va a propiciar un crecimiento no solo en el interior del grupo sino también en su desarrollo personal.

Finalmente, otro juego que funciona muy bien para ponerse en los zapatos del otro es el denominado “tareas inalcanzables”. En este juego todos deben colocarse en círculo y “pedimos a los participantes que escriban en un papel una tarea, lo más difícil posible, para que realice el compañero de al lado. Uno a uno, los miembros del grupo irán desarrollando las misiones encomendadas. Vista la complejidad que entraña y el mayor o menor éxito conseguido, sorprendemos al grupo con un cambio inesperado por el cual cada uno deberá ejecutar la tarea que él mismo ha escrito”. De esta manera los participantes van a darse cuenta de la dificultad que supone realizar dicha tarea y, comprendiendo el esfuerzo desarrollado por su compañero, van a poder entender que muchas veces las expectativas y el esfuerzo que se le pide a una persona son muy altos como para ser realizados por sí solos. Esto va a ayudar a que se pueda comprender aún más la necesidad de trabajar de manera grupal para alcanzar objetivos complicados.

Dinámica grupal

El comprender la dinámica grupal y como esta puede ser mejorada para alcanzar los objetivos es tarea primordial del coaching grupal. Dentro de un grupo siempre va a haber diferentes personalidades. Hay quienes por naturaleza tienden a asumir un rol de liderazgo y quienes se sienten cómodos realizando su tarea de manera regular y sin sobresalir. Entre medio existen diferentes tipos de personalidades dentro del grupo, y lograr comprender y ensamblar dichas personalidades es necesario para una dinámica grupal fluida que permita alcanzar resultados positivos en conjunto. dinámicas de coaching grupal

Dinámicas de motivación

Motivar a un grupo no siempre es sencillo. Diferentes personalidades construyen un grupo y encontrar la forma de motivar a todos puede ser una tarea complicada para una sola persona. Es por eso por lo que el coach debe asumir una vez más el rol de facilitador para que el grupo logre encontrar la forma de unirse y motivarse a sí mismo. Juegos como el de proponer una serie de conversaciones tendientes al “explorar, reflexionar, romper barreras limitadoras y trabajar sobre las necesidades del grupo” va a proporcionar los elementos necesarios para que los miembros del grupo puedan “comprenderse, ayudarse y abrir nuevos espacios de actuación, permitiendo con ello que los cambios de hábitos y comportamientos sean sostenibles en el tiempo, más allá de las sesiones”, explica José Manuel Arribas de la consultora Metaplacement.

Dinámicas de autoconocimiento

En el marco de lo que venimos hablando, para lograr motivar un grupo hay que primero dar espacio a que el grupo se pueda autoconocer. Los ejercicios que describimos anteriormente son los que nos darán las pautas para arrancar un camino de autoconocimiento que culminará con el planteamiento de objetivos grupales concretos y alcanzables.

Dinámicas grupales para adultos

Si bien cada grupo tiene una dinámica diferente, el coaching grupal suele aplicarse en grupos de adultos que se desempeñan en empresas o instituciones. Por lo tanto, todas las dinámicas grupales que hemos estado señalando se encuadran dentro de un marco para adultos. El coaching más adecuado a grupos de niños y adolescentes es el Coaching Educativo del que hemos hablado en otro artículo.

Puede igualmente decirse que las dinámicas grupales para adultos se agrupan bajo cinco técnicas:

  1. Técnicas de presentación
  2. Técnicas de relajación
  3. Técnicas de animación y concentración
  4. Técnicas para trabajar contenido temático
  5. Técnicas de cierre

Dinámicas de autoconocimiento para adultos

Ejercicios y juegos como el de escribir en un papel “la cualidad por la que destaca cada uno de sus compañeros”, o el de ponerse en el lugar del otro a la hora de realizar tareas, son clave a la hora de crear una dinámica de autoconocimiento en grupos de trabajo.

Un buen coach sabrá comprender las dinámicas que rigen un grupo y en conjunto con el resultado que se busca obtener (y que suele ser dictado por la empresa o institución que contrata el servicio de coaching), va a proponer los ejercicios de autoconocimiento que suponga necesarios para un buen desarrollo de la sesión y un progresivo fortalecimiento del grupo.

Dinámicas de presentación con adultos y dinámicas de despedida grupal para adultos

De las cinco técnicas que mencionamos previamente las que abren y cierran este tipo de sesiones son las de presentación y las de despedida o cierre. La Becaria del Proyecto de la Carrera En Ciencias de la Educación “El Sistema de Información Científica y Tecnológica en Línea para la Investigación y la Formación de Recursos Humanos del Estado de Tabasco”, María de Jesús Gómez Hernández, en su “Manual de Técnicas y Dinámicas”, explica que las técnicas de presentación tienen como objetivos “permitir al facilitador o coach presentarse como un integrante más del grupo y permitir a los miembros del grupo conocerse (aun cuando no se reúnan por primera vez) desde perspectivas diferentes”.

Por otra parte, las técnicas de cierre, explica en el antes mencionado manual, permiten “que el grupo valore hasta qué punto los objetivos que se trazaron se cumplieron, así como el desarrollo del propio proceso grupal”.

Esta técnica de cierre le permite entender al coach el avance del grupo, así como tal vez arrojar luz sobre cómo ha influido en el resultado positivo o negativo su tarea de facilitador.

Este tipo de técnicas son aplicables tanto al cierre de las sesiones como al finalizar, tras una serie de sesiones, el trabajo de coaching grupal.

Coaches grupal